En el país de Lutosa, la patata es nuestra pasión. Una tierra ideal, mujeres y hombres con talento y experiencia, todo ello contribuye a la elaboración de la joya de la gastronomía belga, y no es de extrañar que en nuestro país, la expresión "avoir la frite" (literalmente, "tener la patata frita") signifique sentirse bien, estar en forma.

Mission Me encantan las patatas fritas belgas Organización
2

Si le habla del buen tiempo a un belga, se quejará de la lluvia, pero los productores de patatas le dirán que la meteorología belga es ideal; un clima templado con lluvias que vienen a revitalizar el suelo arenoso-arcilloso, así como lo es la estrecha colaboración que mantenemos con los agricultores y en todos los eslabones de la cadena de producción.

3

Desde la frescura de nuestras materias primas hasta el congelador del consumidor, no descansamos ni un momento. Apenas unas decenas de metros nos separan de nuestras instalaciones climatizadas de almacenamiento de materias primas, de nuestros depósitos de almacenamiento de los productos acabados, pasando por nuestras unidades de producción. Un control logístico que va desde el producto envasado hasta que llega al plato del consumidor, utilizando las herramientas más avanzadas desde el principio hasta el final.

Los productos Lutosa se venden en más de 125 países de cinco continentes. Nuestra política comercial favorece la asociación y colaboración con agentes locales. Y es que consideramos usted es el que mejor conoce su mercado.
En Bélgica, nos rodeamos de colaboradores expertos en su ámbito profesional
y con gran capacidad para el trabajo en equipo.