La situación justo antes de la cosecha de 2021

La situación justo antes de la cosecha de la patata tardía

Fontane au 2508

Desde hace semanas, todo el mundo coincide en que el verano ha sido muy malo en Bélgica. Los registros meteorológicos confirman un exceso de lluvia y una falta de sol desde principios de junio. Estas condiciones meteorológicas no dejan de tener sus consecuencias para nuestros cultivos de patatas.

Esta temporada, la siembra se realizó entre el 20 de abril y el 10 de mayo, con unas condiciones excelentes de estructura del suelo. El crecimiento fue lento debido a las temperaturas relativamente bajas del mes de mayo. En junio, gracias a un clima más húmedo y cálido, el follaje se desarrolló rápidamente, aunque a expensas de la tuberización. En el caso de la variedad Fontane, la que más se cultiva con fines industriales, este año el número de tubérculos por planta es anormalmente bajo.

Este tiempo húmedo favorece el crecimiento foliar pero, desgraciadamente, también es propicio para el principal enemigo de la patata: el mildiú. Esta enfermedad fúngica, que ataca inicialmente al follaje, provocó las primeras infecciones en el campo a principios de julio. Sin embargo, los agricultores ya habían iniciado el control preventivo un mes antes. Las fumigaciones preventivas y curativas con fungicidas se realizaron a un ritmo constante hasta finales de agosto, a fin de limitar todo lo posible la propagación del patógeno, cuyas esporas pueden acabar contaminando los tubérculos. Por desgracia, en los huertos y la agricultura ecológica, este hongo se ha apoderado de numerosas parcelas y ha llegado a destruirlas casi por completo.

Por si esto fuera poco, el exceso de agua unido a la falta de sol impide una buena actividad fotosintética. Las plantas se estresan y, a veces, reaccionan con un crecimiento anormal de los tubérculos. Durante el seguimiento de las parcelas, se pudieron observar tubérculos agrietados ya a mediados de julio. Desde mediados de agosto, también han aparecido corazones huecos en algunas variedades.

Por nuestra condición de transformadores y, sobre todo, de productores de patatas, la climatología tiene para nosotros un papel decisivo, y cada nueva temporada trae consigo una dosis de sorpresas buenas y malas a las que tenemos que adaptarnos.

En estos momentos, los agricultores confían en que el tiempo sea más benigno para la recolección, que se espera para las próximas semanas…